La Torre Eiffel mexicana

LA TORRE EIFFEL

La Torre Eiffel cumplió 123 años de haberse inaugurado. Se construyó para la exposición universal de 1889 y fue durante 41 años la estructura más alta hecha por el hombre. Su construcción causó mucha comezón  y varias manifestaciones en su contra – franceses tenían que ser.  Incluso cerca de trescientos artistas (escritores, pintores, compositores, arquitectos, etc.) denunciaron la inútil y monstruosa Torre Eiffel en 1887. Veían en la construcción de la torre una pérdida en la identidad de la ciudad: todos nuestros monumentos, como el Arco del Triunfo o Notre Dame, serán humillados.

¿La ciudad de París va a relacionar los más antiguos edificios barrocos con las mercantiles imaginaciones de un constructor de máquinas, para afearse irreparablemente y deshonrarse? Pues la torre Eiffel, que incluso la capitalista América no querría, es sin dudar ¡la deshonra de París!

¡QUÉ EQUIVOCADOS ESTABAN!

Esos grandes intelectuales y pensadores, de la talla de Guy de Maupassant y de Paul Verlaine, no imaginaron el símbolo en el que se iba a convertir la Torre Eiffel. Hoy es impensable París sin su torre.  Recorrerla; subir y admirar la ciudad desde el centro; observar los preciosos puentes sobre la sinuosa trayectoria del Sena; cenar en Campo Marte, sólo viendo, sólo disfrutando la torre, no sólo una de las escenas más parisinas, sino una de las mejores escenas.

La Torre Eiffel celebrando el año nuevo chino.

Diferentes maneras de medir el turismo muestran que hoy en día es la Torre Eiffel el lugar más visitado del mundo, con 7 millones de turistas en 2011 – cada día recibe tantos turistas como para llenar dos veces el Auditorio Nacional.

¿Qué les faltó a los 300 artistas? tiempo. ¿Cómo predecir que casi cien años después sería uno de los íconos de la ciudad? ¿Quién hubiera adivinado que festejar un año nuevo bajo la Torre Eiffel sería uno de los puntos más codiciados de la ciudad? Tiempo, sólo tiempo. La dinámica urbana se transforma con el nuevo monumento: primero la crítica, luego la novedad, y finalmente se adopta como parte de la ciudad.

¿Qué hace aún más especial a la Torre Eiffel? En cada una de las cuatro caras están escritos los nombres de 18 científicos franceses, como Laplace, Cauchy o Fourier. En total 72 científicos forman el orgullo parisino, lo que hace el monumento muy diferente, pues usualmente se dedican a algún rey, presidente, revolucionario o héroe de guerra: algún político.

LA TORRE EIFFEL EN MÉXICO

El 7 de enero de 2012 se inauguró en la Ciudad de México la muy controversial Estela de Luz, como parte de los festejos del centenario y bicentenario de la Revolución y de la lucha por la Independencia de México.

Estela de Luz, la Torre Eiffel de México.

Recibió varias críticas: se inauguró 479 días después de los festejos por el Bicentenario, con un costo estratosférico y parece una galleta brillante. Lo que es cierto es que hoy forma parte del horizonte mexicano. Ubicada en una muy estratégica posición en la entrada del Bosque de Chapultepec y sobre la bullente ruta turística de Reforma. Punto estratégico entre el Auditorio Nacional, la fuente de la Diana y el Ángel de la Independencia: es hoy un monumento más de nuestra Ciudad.

Cuenta además con una gran explanada -con potencial para convertirse en punto de reunión de manifestaciones juveniles apartidistas– que alberga ocasionales conciertos, y en su sótano una sala de cine para noctámbulos, una sala de exposiciones, un memorial, un foro y un café restaurante forman el Centro de Cultura Digital (CCD).

Regularmente la Estela de Luz está apagada en el día y es encendida en la noche, usualmente de manera estática. Cada 30 minutos hace un espectáculo encendiendo con diferentes tonos cada uno de los cuarzos que la conforman. A veces llegan a jugar con los cuadros como si fueran pixeles de una pantalla y proyectan ciertas imágenes o textos. Un paseo nocturno por Reforma no perdona ya una escala en la Estela de Luz.

Tal vez en cien años nuestro monumento sea el más visitado del mundo y tal vez se convierta en el ícono de una ciudad cosmopolita y en un punto al que acudes a pasar el año nuevo. Puede ser que la Estela de Luz sea la Torre Eiffel de México, pero tal vez nos faltan cien años para darnos cuenta.

One comment

  1. La escala es una insignificancia, no es un mounatruo, ni un cachorrito llega a ser…
    Seguramente al escritor de la nota le gusta, pero si no es porque alguien me dijo de su existencia, yo la vi y no me llamo la atencion para nada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s