Día 18: La mejor universidad del mundo

En esta ocasión, ahora con un poco más de tiempo y planeación, tomé desde temprano un camión a Oxford.

Cuando lo ves en las películas y en fotos no lo crees, pero aquí verdaderamente te transportas al pasado. Oxford es un pequeño poblado a poco más de una hora de Londres; lo cruzas a pie en 20 minutos y lo más interesante que tiene es obviamente su vida estudiantil. No sólo alberga la mejor universidad del mundo -sí, aunque duele reconocerlo, mi universidad está en cuarto lugar mundial, no primero- sino que tiene muchos más colegios y escuelas, los cuales se mezclan con residencias estudiantiles. Por cierto, cuando hablo de colegios, no te imagines los plasticudos salones de la Universidad Insurgentes, al contrario, son verdaderas aulas, casi teatros, dentro de torres que tienen varios centenarios de edad y cuando hablo de residencias estudiantiles, no te imagines una enorme cafetería de escuela gringa, no, son realmente castillos, guaridas; el modelo en el que se basó JK Rowling cuando pensó en las casas de Gryffindor y Slytherin (lamento usar una referencia de Harry Potter, pero en Oxford te ves muy motivado a hacerlo).

Estoy convencido de que en Oxford, 70% de la población se dedica a la academia (estudiantes, maestros o administrativos), 20% trabaja en los servicios de la ciudad, como restaurantes o lavanderías, y 10% vive del turismo.

Salón de lectura en Radcliff Square de la Universidad de Oxford
Salón de lectura en Radcliff Square de la Universidad de Oxford

Me perdí varias veces entre callejones medievales y enormes jardínes y patios escolares, me metí a colegios y residencias y recorrí sus calles peatonales de arriba para abajo. Fue un gran paseo.
El clima de Oxford no es tan cambiante. Al principio tenía muchísimo frío, luego más frío y luego ya me estaba helando. En la tardecita hizo un poco más de calor y aguanté un rato con el abrigo abierto y la bufanda suelta, pero sólo un rato.
Ahora, por cierto, me traje dos sándwiches y dos manzanas como lunch, los cuales me había devorado antes del medio día -no se vayan a echar a perder- y lo único que pagué en todo Oxford fue un mapa y un café.

AQUÍ PUEDES VER LAS FOTOS QUE TOMÉ EN OXFORD

¡Es increíble estar en UK!

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s