Día 45: la Ciudad sin personalidad

Con dos días tuve suficiente tiempo para conocer Glasgow. La ciudad es muy interesante y tiene muchas cosas que conocer: el río Clyde y sus puentes, la Universidad de Glasgow y su enorme torre, su centro histórico y sus museos. En realidad la ciudad tiene de todo.

Necrópolis en Glasgow
Necrópolis en Glasgow

Una de las cosas que más me llamó la atención es que en los jardínes de la Catedral de Glasgow están las puertas de la Necrópolis, que tal cual suena, es su cementerio. Escalofriante, pues se asoma como una montaña sobre la ciudad, y tiene cientos, miles de cruces, tumbas y mausoleos, algunos con varios centenarios de historia.

Me cayeron varias tormentas en sólo dos días y el frío estaba al máximo. Aunque traía cinco capas de ropa, no siempre eran suficiente.

Torre de la Universidad de Glasgow
Torre de la Universidad de Glasgow

LA CIUDAD SIN PERSONALIDAD

La ciudad en sí es muy interesante, el problema es la gente. Sumamente amigables, sonrientes y respetuosos, simplemente grises. Cuando vas a algún lugar (sobre todo si es algo turístico) te esperas encontrar al menos una playerita que diga “yo estuve en este lugar”, o una tasa con la foto, un recuerdo, un memento, lo que sea. No que yo compre alguna de esas cosas, simplemente creo que es el reflejo de que en Glasgow la gente no está orgullosa de ser escocesa.

Me imaginaba, antes de llegar a la ciudad, que vería a cientos de personas vestidas de kilt, tocando la gaita, usando cuadritos y telas de tartán. Supongo que es una decepción similar a la que sienten las personas que visitan la Ciudad de México y esperan ver a todos con sombrero, traje de mariachi, bebiendo tequila todo el día a la sombra de un cactus y se encuentran con que todos sus estereotipos son falsos y anacrónicos. Así me sentí en Glasgow. Si me dijeran que esa es una ciudad en algún país de Europa del Este, bien me lo hubiera comprado.

Llega a tal extremo su falta de identidad, que ese día en la noche salí por unos tragos, esperando encontrar un magnífico bar con una amplia variedad de whiskys y cervezas, pero sus dos productos más vendidos son cerveza Sol y cerveza Desperado, que sabe a tequila y está hecha en Francia.

Al día siguiente, hasta como reto, me propuse buscar algo que en serio fuera escocés, y fue una gran decepción ver que todos visten H&M, beben café Starbucks y comen en Burger King. No suenan las gaitas ni los violines, pero sí el Pop americano y el Rap.

De la lista de lugares que una persona debe de conocer antes de morir, puedo tachar por siempre la ciudad de Glasgow. La conocí, subí, bajé y no tengo a qué regresar.

Aquí las fotos de la ciudad, que SÍ vale la pena.

One comment

  1. […] En menos de una hora, ya estaba en Edimburgo. Ambas ciudades están a menos de 70 kilómetros, así que en realidad me tomó más tiempo sacar mi libro y encontrar la página en la que lo había dejado y de pronto ya estábamos entrando a la ciudad. Desde afuera de la ciudad podía ver que mi conversación con el escocés reflejaba una cruda realidad: Edimburgo es todo lo que Glasgow no es. Prácticamente las dos ciudades tienen la misma población (medio millón de habitantes), aunque en realidad Glasgow es un poco más grande. Desde siempre, Edimburgo fue la capital y Glasgow fue la zona industrial; una, un destino turístico, desde siempre, con historia, paisajes, callejones, mientras que la otra, la hermana fea, es simplemente una ciudad sin personalidad. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s