Día 55: Nieve en mi lugar favorito

Durante años, viviendo en la Ciudad de México, el Ángel de la Independencia era mi lugar favorito en la ciudad. Viviendo a sólo unas cuadras de ahí, podía pasar por ahí de día, de noche, con tráfico, lo que fuera. Simplemente estar ahí me hacía sentir en casa. En esa esquina me pasó de todo: alguna vez me multaron por pararme en la línea de peatones, un “intento” de asalto, festejé con mi hermano un partido de la selección, y hasta festejé algún el triunfo de algún candidato. Esa era mi esquina.

Ahora, en Londres, no había identificado mi esquina. Tal vez la ciudad tiene muchos lugares especiales y es difícil quedarte sólo con uno, o tal vez en ninguno de ellos he vivido las experiencias que tuve en el Ángel y aún ninguna esquina es mía.

Aprovechando que vivo en una zona sumamente céntrica en la ciudad, procuro, al menos una vez por semana, recorrer las plazas y calles principales: Oxford Street, Leicester Square, Trafalgar, Buckingham, Carnaby… ¡Son demasiadas! Además, desde que llegué, se han ido las calles transformando lentamente. Primero, con la llegada del otoño, cientos de árboles fueron cubriendo con sus hojas cada centímetro de las calles de la ciudad. Luego, las calles y los edificios decorados de Halloween. Ahora, la navidad llegó y cada calle, cada espacio se transforma en uno diferente. Luces brillantes, arbolitos, decoración. Por todos lados ya se siente la magia de esta época.

Una de esas esquinas, que sufrió una increíble transformación, fue Piccadilly Circus. Ya de por sí la esquina es sumamente especial, llena de luces, espectaculares y de movimiento. Creo que siempre es la plaza con más gente y con más turistas de toda la ciudad. Una de las cosas que la hace tan especial es la fuente de Eros. Es negra y relativamente pequeña, pero simplemente es perfecta. No es un enorme monumento de la ciudad, sino un sutil y elegante adorno que se distingue del resto de los lugares. Es un ícono de la ciudad.

Ahora, con la oleada navideña, transformaron esa esquina en la más increíble (y grande) bola de nieve que alguna vez he visto. El centro, el objeto dentro de la esfera, es la fuente y de cuando en cuando la esfera tiene “nieve” por dentro. Ahora sí, verdaderamente, está nevando sobre Eros. Definitivamente esta plaza será mi lugar favorito, al menos de aquí a que acabe la época navideña, quiten toda la decoración y nos quedemos con un crudo invierno y nieve real cayendo sobre la fuente.

Navidad en Picadilly Circus
Navidad en Picadilly Circus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s