Día 84: Las cicatrices que el tiempo no curó, o de mi visita a Birmingham

Pocas ciudades me han parecido tan contrastantes como Birmingham. Es la segunda zona metropolitana más grande del Reino Unido, con un poco más de 3 y medio millones de habitantes, a sólo unas horas de Londres, y tiene dos características que me parecieron impactantes. La primera es que algunos edificios muy modernos de la ciudad, incluso futuristas, se encuentran mezclados e intercalados con la parte más antigua, como una iglesia medieval, o el palacio del ayuntamiento.

Contrastes entre lo moderno y lo antiguo de Birmingham
Contrastes entre lo moderno y lo antiguo de Birmingham

Caminando por la ciudad puedes pasar de unas impresionantes avenidas con segundos pisos y rascacielos a otra zona en la que sólo hay canales y la gente se mueve a pie o en embarcaciones. Incluso hay quienes se refieren a esta ciudad como “La Venecia de Inglaterra”.

Canales de Birmingham
Canales de Birmingham

La zona turística de la ciudad es un gran centro comercial y más aún durante esta época. Entre tiendas departamentales, grandes cadenas y mercados navideños, te puedes perder entre cuadras tras cuadras de ofertas y descuentos.

Mercado navideño de Birmingham
Mercado navideño de Birmingham

Desafortunadamente, el segundo contraste más fuerte de la ciudad, tiene que ver con la guerra. Ahora vivo en un país completamente bélico, y sus monumentos, si no están dedicados a algún rey o reina, por lo general son para algún capitán y sus batallas -como el Almirante Nelson y su Trafalgar. Reconozco que la mayor parte de esas batallas, suenan tan ajenas y tan distantes que nunca me habían impactado tanto, pero en Birmingham, el monumento más grande está dedicado a los caídos en las dos guerras mundiales. Es realmente espeluznante entrar al monumento y ver que aún les llevan flores, cartas o veladoras.

Memorial a los caídos de las dos guerras mundiales, Birmingham
Memorial a los caídos de las dos guerras mundiales, Birmingham

En la segunda guerra mundial, cerca de 150 mil hombres de Birmingham fueron llamados a combatir al ejército Nazi, y sólo 60% de ellos regresaron a casa sanos y salvos. Durante esos años la ciudad se quedó prácticamente sin hombres de entre 18 y 60 años. Ahora, y para que nunca se nos olviden las atrocidades de la guerra, erigieron el monumento más grande de la ciudad, a los caídos. Para mi fue una tristeza ver que en lugar de dedicar su más grande monumento a algún científico, pensador o artista -que a Inglaterra le sobran- lo designaron a lo peor que alguna vez a producido el hombre: la guerra. Sin duda es una cicatriz que estoy seguro de que nunca se borrará.

Aquí puedes ver más fotos de la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s