Día 196: Calabozos y Dragones!

En casi doscientos días de estar en la isla he hecho ya varios paseos de un día a las ciudades o pueblos cercanos a Londres. Tomo, desde temprano, un camión de ida y paso algunas horas recorriendo ese lugar, tomo las correspondientes fotos, bebo una cerveza en algún bar y al cabo de unas horas tomo mi camión de regreso y punto. Gracias a ello he visitado lugares como Bristol, Birmingham o Canterbury. Siempre en esos paseos había estado sólo yo: mi música, mi cámara, mis pensamientos y mi soledad. Cada calle que recorro es mi decisión y si se me antoja echarme horas en un museo de arte moderno -me encanta el arte moderno- o si paso menos de un minuto en un museo de historia natural -aborrezco los museos de historia natural- es porque así lo quiero yo.

En esta ocasión invité a varios amigos a que me acompañaran y la invitación era simple: Yo ya compré mis boletos a Cardiff y si gustas acompañarme, bienvenido. De última hora un gran amigo se animó a acompañarme, sólo necesitábamos conseguir sus boletos de camión. Por mala planeación y el gentío de un miércoles por la mañana se nos hizo mucho más tarde de lo aceptable y camino a la estación de autobuses pensaba que sería muy difícil, sino es que imposible, comprar su boleto. Corrimos los dos, desde la estación de metro, los 400 metros que hay hasta la estación de autobuses para encontrar una de las taquillas cerrada, la otra descompuesta y mi camión a menos de un minuto de partir de Londres. Fue imposible comprarle un boleto a mi amigo sin que yo perdiera el mío. Corrí por toda la estación e incluso pensé que yo no alcanzaría a llegar al camión.

Bandera de Gales
Bandera de Gales

¡Nos vemos en Cardiff! le grité a mi amigo en la estación. Subí al camión, realmente agitado por tanta carrera y la puerta se cerró justo detrás de mi. Unos segundos más y mi viaje se hubiera frustrado. ¡Qué lástima! pensé que me acompañaría mi amigo y él se quedó en la estación. No llegará, pensé escéptico. Además su celular no funciona, así que no hay ni forma de comunicarnos. Me sentí apenado; tanta carrera, tanto presionar y todo para que mi amigo se tuviera que quedar en la estación.

Ayuntamiento de Cardiff y Alexandra Gardens
Jardines de Cardiff

En el camino a Gales pasas por unos paisajes realmente increíbles, con montañas de color verde brillante, campos completos de flores y el segundo puente más largo de Reino Unido, sobre el río Severn. Al llegar a la ciudad, sólo, me eché mis tradicionales sesenta segundos en el museo de historia natural -entro sólo para ver el edificio- y recorrí la plaza del ayuntamiento y los jardínes cercanos. Realmente se nota que la ciudad hace una fuerte inversión para mantener los parques, fuentes y camellones pues todos están tapizados de distintas variedades y distintos colores de flores.

Cardiff Castle
Castillo de Cardiff

La atracción principal de la ciudad es su castillo, que está localizado justo en el centro y yo estaba a penas comprando mi boleto para entrar a la fortaleza cuando me contactó mi amigo. Viajó en otro camión, con otra compañía de transportes y llegó incluso un poco antes que yo a Cardiff. Recorrimos el castillo, que verdaderamente parece de caricatura. Está rodeado por una fosa de agua en la que seguramente hubo cocodrilos y toda clase de animales peligrosos para protección. Algunas partes del castillo, en particular la gran muralla que lo rodea, fue construída por los romanos hace más de dos mil años.

Castillo de Cardiff
Castillo de Cardiff

Gales es uno de los países que junto con Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte, conforman el Reino Unido, y su capital administrativa es Cardiff. Tienen su propio idioma, el galés, que se me hizo uno de los idiomas más extraños que he escuchado. Además de admirar el gran castillo, recorrimos sus calles peatonales y disfrutamos de un delicioso pastel galés o welsh cake.

Idioma Galés, idioma oficial del país de Gales.
Galés, idioma oficial del país de Gales.

La ciudad me encantó y además, recorrerla con mi amigo, hizo la experiencia muy diferente pero muy divertida. Cuando viajas con alguien ya no eres dueño de tu tiempo pero a cambio tienes un amigo para compartir tus historias y anécdotas!

Aquí puedes ver las fotos que tomé de Cardiff.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s