Días 251 a 256: Ciencia para todos!

Asistí a un festival de ciencia en Cheltenham, un pequeño poblado a sólo unas horas, todo patrocinado por mi universidad. En ese festival fue en el palacio del ayuntamiento y sus jardines, en donde estaban dispuestas unas enormes carpas para alojar los distintos estantes y exhibiciones, así como espacio para dar conferencias. Estimo que al mismo tiempo podían estar más de tres mil personas en alguna de las ocho conferencias que se ofrecían simultáneamente en las 8 carpas o teatros del festival. Asistí durante toda la semana a un total de 20 conferencias en las que se habló de todo tipo de temas, como si la inteligencia de una persona es heredada por sus padres o sobre cómo diseñar una ciudad que resista inundaciones. Desde que compré mis boletos fue difícil elegir a qué conferencias entrar, pues había horarios en los que quería entrar a cuatro diferentes conferencias, pero también hubo horas en las que elegí una plática, sólo por no quedarme sin hacer nada.

Festival de ciencias en Cheltenham
Festival de ciencias en Cheltenham

Las pláticas en realidad fueron muy interesantes pero lo que más me llamó la atención es que la audiencia de las conferencias era gente común, es decir, no estudiantes, no académicos, nadie de la comunidad científica sino simplemente ciudadanos interesados en los temas de los que se iba a hablar. Me pareció fantástico ver a amas de casa, a señores retirados o incluso a algún granjero -en esa zona hay muchas granjas-  preguntando sobre algún tema del que obviamente no son expertos pero algo han escuchado. Todas las conferencias estaban diseñadas para que el expositor hablara durante la primera media hora y luego una serie de preguntas y respuestas durante la restante media hora.

Festival de ciencias de Cheltenham
Festival de ciencias de Cheltenham

Esa idea de que la ciencia es para todos y no sólo para la comunidad científica depende de dos factores principales. El primero es una sociedad participativa e interesada en los temas, dispuesta a pasar unas horas hablando de algún tema científico y dispuesta a debatir y a escuchar lo que otras personas tengan que decir, pero la segunda parte y considero que es aún más importante está en el científico. Esa persona que ha dedicado años de su vida a realizar alguna investigación o avance tiene la responsabilidad de compartir sus ideas de una manera que enganche al público, que lo entretenga y que lo haga pensar. Lo que ha hecho en años lo tiene que comunicar en 30 minutos y a una audiencia que no está involucrada en el tema. Creo que ahí radica una de las grandes diferencias entre una persona inteligente y una persona brillante: el inteligente tiene la capacidad de pensar -aunque a nadie se lo comunique y nadie se de cuenta- pero el brillante tiene la capacidad de transmitir, desde las más sencillas ideas hasta la más complicada de las teorías. Durante el festival fui a conferencias de gente inteligente, pero principalmente de gente muy brillante.

Cheltenham Town Hall and Imperial Gardens
Cheltenham Town Hall

Asistir al festival de ciencias fue como estar en el Museo del Niño durante una semana completa. Desde una doctora que estudia el disgusto y su origen y efectos o una rutina cómica de  matemáticas. Espero que algún día se ofrezca un festival así en México en dónde se demuestre que la ciencia es divertida, útil, relevante y lo más importante: para todos.

Cheltenham
Cheltenham

Aquí el resto de las fotos que tomé en Cheltenham, y como estaba de paso, también en Gloucester, un pueblito a 30 minutos de Cheltenham.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s