PELIGRO: Tienes visitas!

Frecuentemente, desde que salí de mi país, recibo visitas en Londres, que van desde amigos, familiares, conocidos e incluso desconocidos. Clasifico a las personas que vienen en tres categorías: los conocidos que al pasar por la ciudad me piden ayuda o sugerencias turísticas. Siempre es grato llegar a un país y conocer a alguien, así que con gusto les ayudo en lo que puedo, les consigo un mapa, les sugiero museos y cuanto más. Usualmente son personas que no veía en México ni aunque viviéramos en la misma ciudad, así que no tendría por qué verlas cuando tienen su tiempo contado como turistas.

La segunda categoría son las personas que sí veía en México, aunque no fuera tan frecuente. No vienen a Londres a verme a mi directamente pero tengo la suerte de que pasen por aquí, desde unos días o hasta un curso varias semanas. Nos divertimos, nos echamos un trago y les sugiero lugares que visitar. Nos vemos tan frecuente como mi horario y sus actividades lo permiten.

Finalmente, la tercera de las categorías es precisamente la categoría PELIGRO. La primera vez que recibí a alguien en esta categoría fue a mi hermano. Cuando él llegó, después de no verlo durante meses, pasamos los pocos días que estuvo de visita, uno al lado del otro. Otra visita así fue mi prima. y al igual que con mi hermano, el tiempo se nos fue volando. Ahora lo experimenté otra vez, con uno de mis mejores amigos.

Las veces que he recibido visitas de esa categoría suceden las siguientes cosas: llegan, y es el momento más feliz. Luego de tanto tiempo de no vernos, ni la distancia ni el tiempo nos apartaron. Recorremos la ciudad, nos volvemos turistas en Londres. Museos y monumentos, parques y puentes. Mi horario completito se transforma de ser un estudiante a ser un guía turístico. Usamos los largos trayectos para platicarnos desde la más trivial de las tonterías, hasta el más profundo de los sentimientos. Reímos y lloramos y motivos para detenernos por una cerveza no nos faltan. Caminamos kilómetros y cruzamos la ciudad de arriba a abajo. Durante los días que dura la visita estoy todo el tiempo acompañado y todo el tiempo alegre. Como ellos están de vacaciones no les molesta comer cualquier golosina y desvelarse hasta tarde. Incluso, como frecuentemente vienen de México, aún tienen aquél horario, así que a las 3 de la madrugada todavía no tienen sueño, y yo, por la visita, tampoco.

¿Y por qué le llamo la categoría PELIGRO? Porque eventualmente se van y yo me quedo aquí. Porque lo que me quedo, además de los excelentes recuerdos y las memorias, son unas piernas adoloridas de tanto caminar, el cuerpo cansado de los desvelos y el estómago desecho de tanta cerveza. Durante días te acostumbras a escuchar permanentemente tú voz o la suya y de pronto, lo único que suena es el silencio. Ese ímpetu de energía y felicidad que trajo su visita se hace de pronto un golpe de cansancio y soledad. Lo que ayer fue un día lleno de risas hoy es un día lleno de huecos.

IMG_8563

 

Esa sensación que te da cuando vas de regreso a casa de unas increíbles vacaciones es la sensación que me deja decirle adiós a alguna de mis visitas PELIGRO.

One comment

  1. HACE TIEMPO QUE NO TE LEO , HOY CASI ME PUSE AL DIA Y ME ENCUENTRO ESTE HERMOSO RELATO Y ME HA CONFORTADO UN POCO ,PORQUE HOY PERDI UN AMIGO, Y TUS PALABRAS, ME HAN HECHO DARME CUENTA QUE HAY MUCHAS FORMAS DE PERDER , POR UN TIEMPO, POR UN RATO Y PARA SIEMPRE….TE DEJO UN ENORME ABRAZO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s