Fiesta sorpresa!

Sorpresa, pues no lo esperaba. Fiesta, pues era mi cumpleaños.

Como en una fiesta de cumpleaños había globos, me cantaron las mañanitas y soplé las velitas del pastel. Tal vez no había muchos invitados, pero sí las personas que me hubiera gustado ver.

Verdaderamente no lo esperaba. Creí que ese día, al conectarme por internet con mi familia, como lo hacemos todos los domingos, simplemente me dirían un “Feliz cumpleaños” o algo así, pero habían decorado la casa y tenían preparado un evento para mi.

Aunque estamos a casi nueve mil kilómetros de distancia y unas seis horas de diferencia, estuvimos todos juntos en una fiesta. El pastel se veía realmente delicioso, cubierto de chocolate y no, escuchar las mañanitas a través de unos audífonos no la hace una mejor canción ni a mi mamá una mejor cantante, pero verlos a todos ahí, reunidos para festejarme, hizo un cumpleaños inolvidable.

Mi fiesta!
Mi fiesta!

Al final ellos posaron para la foto -y claro, no podía faltar una de mis perras hasta adelante, posando para el momento. Yo me fui a dormir, pues de este lado del planeta ya pasaba de la media noche, y ellos se quedaron platicando y festejando-me.

¡Qué afortunado soy en que exista la tecnología necesaria para que una fiesta así, a larga distancia, pueda ser un evento cotidiano! y más importante, ¡Qué afortunado soy de tenerlos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s